Elegir un Doctor

Técnicas en cirugía refractiva

LASIK/LASEK/PRK

El láser modela la córnea (la parte más externa y transparente del ojo) para reducir la cantidad de dioptrías. Después de la aplicación de unas gotas de anestésico, se levanta una fina capa de la córnea mediante (dependiendo de las características de cada paciente) el microqueratomo, un instrumento muy sofisticado.

LASIKLASEKPRKSe obtiene así, un disco o “flap” que se separa del centro de la córnea, para aplicar el láser excimer directamente sobre el estroma. El láser elimina la porción adecuada del tejido, en función de la corrección que deseamos. En la miopía obtenemos una superficie más plana, en la hipermetropía más curva y en el astigmatismo más regular.

Esta fase de la intervención está controlada por un ordenador y el cirujano lo ha planeado en función de las características propias de cada caso.

Una vez aplicado el láser, se repone el “flap” corneal y finaliza la intervención aplicando unas gotas de colirio antibiótico. El paciente sale con unas gafas de protección y  se colocan lentes de contacto terapéuticas para facilitar la recuperación.

Se trata de operaciones que permiten ofrecer a los pacientes en la gran mayoría de los casos independencia del uso de lentes.

En casos de córneas delgadas, medidas medianas a altas, etc, no se realiza ningún corte, si no que se separa la capa más externa de la córnea: el epitelio. Hay diferentes técnicas (LASEK, PRK, PTK, EPILASIK). Estas operaciones requieren un postoperatorio un poco más largo y las llamamos técnicas de superficie, para diferenciarlas de las anteriores o de corte.

LASIKLASEKPRK2Generalmente, la intervención se practica en los dos ojos durante la misma sesión y todo el proceso dura unos 15 minutos. Después de un momento de descanso, se realiza un último examen, se dan las instrucciones sobre el tratamiento, la cita para el control (normalmente al día siguiente) y el paciente vuelve a casa.
Existen casos en los que la córnea del paciente no es la ideal para una cirugía refractiva con láser como es el caso del queratocono, para los que existen otras alternativas de tratamiento como:

Lentes intraoculares fáquicas (ICL)

3Las lentes intraoculares se implantan en el ojo para corregir miopías e hipermetropías en general elevadas. Proporcionan una excelente calidad de visión y están especialmente indicadas en casos de ambliopía u “ojo vago”. Recientemente utilizamos lentes de última generación que pueden, también, corregir el astigmatismo de forma eficaz.

Estas lentes respetan la anatomía ocular y están fabricadas con materiales especiales, que las hacen biocompatibles con las estructuras del ojo.

Es una cirugía muy precisa, que se realiza sin necesidad de ingreso y con anestesia tópica.
Estas lentes permiten, además, tratar casos en los cuales el estado de la córnea del paciente no permite una cirugía con láser.

Cirugía de la presbicie

Cirugías combinadasCirugía de la presbicieAnillos intracorneales
A veces una sola técnica quirúrgica, sobretodo en caso de miopes, hipermétropes o astigmáticos elevados, no permite corregir el defecto refractivo y mejorar la agudeza visual. Es entonces cuando se indica la posibilidad de combinar diversas técnicas para conseguir un resultado más satisfactorio con el objetivo final de una visión más cómoda e independiente de la corrección con gafas o lentes de contacto.

La Cirugía Refractiva se encuentra en constante evolución, de manera que aparecen nuevas soluciones a diferentes problemas. Estas soluciones son, actualmente, avanzadas y variadas, pero lo más importante es, siempre, realizar un estudio preoperatorio riguroso y completo con la finalidad de aconsejar, en cada caso particular, cual es la solución ideal. No nos cansaremos nunca de insistir en este aspecto, ni tampoco en la importancia de la relación humana y de confianza entre el médico y la persona que busca una solución a su problema visual.

1. Micromonovisión. La micromonovisión es una técnica en la que el ojo dominante se corrige para enfocar en visión lejana y el no dominante para visión próxima. Normalmente, este se realiza manteniendo una leve miopía en el ojo para visión cercana. La visión binocular (ambos ojos) permite, después, una buena visión conjunta tanto de lejos como de cerca e independiente de las gafas.
A las técnicas más actuales las denominamos de micro-monovisión o monovisión avanzada y las realizamos con láser excimer, mediante la técnica LASIK (cirugía lamelar) o LASEK/PRK (cirugía de superficie). Realizamos, siempre, una prueba previa con lentes que simula la situación visual final y que permite conocer qué personas pueden adaptarse de forma satisfactoria a esta técnica y cuáles no.

2. Implante de lentes multifocales.

c3c1La cirugía mediante implante de lentes multifocales es actualmente la más empleada para la corrección de la presbicia que es frecuentemente padecida por personas sobre los 55. En los últimos años, ha demostrado ser una técnica segura y eficaz para la solución de la vista cansada en muchos casos.

La cirugía consiste en el recambio del cristalino transparente (lente natural del ojo) por una lente que permita enfocar sin dependencia de lentes tanto en visión de lejos como de cerca.

Aunque es técnicamente algo distinta, se parece en realidad a la cirugía de cataratas, en la que sustituimos el cristalino opaco (catarata) por una lente intraocular.

El término de lentes multifocales se emplea para definir diferentes tipos de lentes (difractivas, refractivas, acomodativas, asimétricas, etc.), todas con el mismo objetivo. La elección de un tipo u otro depende de las características del ojo y de las necesidades visuales de la persona, que se evalúan en las pruebas preoperatorias, para decidir el lente idóneo en cada caso.

Los candidatos son personas a partir de los 45 años (hipermétropes) y 50 años (miopes) con cualquier graduación, en general a partir de las 2 dioptrías incluyendo tengan o no astigmatismo. Es una cirugía estable, que no requiere más refuerzo ni adiciones con el tiempo y que, lógicamente, ya que eliminamos el cristalino, evita en un futuro la cirugía de cataratas.
Cuando la situación del ojo lo permite, y las necesidades visuales del paciente lo requieren, también empleamos este tipo de lentes en la cirugía de catarata. En este caso, con el doble objetivo de mejorar la visión (al extraer la catarata) y de lograr la mayor independencia posible de lentes, tanto de lejos como de cerca.

1Los anillos intracorneales tienen como finalidad modificar la potencia refractiva de la córnea.
Esta técnica quirúrgica se realiza con anestesia local y consiste en introducir, en el espesor corneal, un implante de plástico acrílico en forma de anillo, para reforzar la estructura de la córnea y modificar su curvatura, respetando la zona central.

Está indicada, principalmente, en casos de deformidad de la córnea, asociados a una mala visión y a intolerancia a la corrección con lentes de contacto y gafas, como el queratocono, las ectasias y los astigmatismos irregulares.2